lunes, 15 de mayo de 2017

RESEÑA - DIOSES MENORES, T. Pratchett




Título: DIOSES MENORES
Autor: TERRY PRATCHETT
Páginas: 352 



 
¿Se puede decir que Dioses Menores es el mejor libro de sir Terry Pratchett? Sí, se puede, y eso que dije lo mismo de Mort pero es que Dioses Menores es superior en todos los sentidos. Quedan muchos libros del Mundodisco por leer pero hasta ahora, no hay ninguno mejor.

Si algo caracteriza a sir Terry Pratchett, más allá de su humor obviamente, es su habilidad de incluir temas clave de la condición humana en situaciones que en apariencia no tienen nada que ver. Lo ha hecho con la ecología, el progreso, la muerte o la necesidad de tener un objetivo, pero en Dioses Menores, como os podéis imaginar, todo gira en torno a la religión y el pensamiento. Porque Pratchett hace un jugada magistral aunque arriesgada, no se centra exclusivamente en la religión sino que la trata de forma conjunta con la filosofía y el desarrollo de pensamiento. Primero lo hace en oposición, luego emplea la segunda como vehículo de la primera y por último, expresa ese concepto que al ser humano tanto le cuesta entender de seguir una fe sin perder tu propia capacidad de pensamiento y actuar de forma correcta por ti, no por temor a un castigo divino. Religión unida a filosofía, esto es Dioses Menores, uno de esos libros clave que hicieron a sir Terry Pratchett digno merecedor del apelativo de El Maestro.

Dioses Menores nos lleva hasta la ciudad de Omnia, cuna y sede de la religión del Gran Dios Om, cuyo poder ha esclavizado a todas y cada una de las ciudades de los alrededores. Solo unas pocas resisten y la más importante de todas es la ciudad de Ephebe, justo al otro lado del desierto, cuna del pensamiento crítico y la incipiente filosofía.

Ojo, si conoces un poco a Pratchett sabrás que no se casa con nadie, y aquí lo demuestra una vez más. Se mete muy mucho con la religión, y más todavía con el fanatismo, pero no deja de lado a la filosofía. No por criticar una, alaba a la otra. Se ríe de ambas, de sus conceptos y de la ineptitud de centrarse solo en eso.

Nuestro amigo Brutha, escogido de dios.
 
El gran protagonista es Brutha, hasta ahora uno de mis personajes favoritos del Mundodisco y probablemente el que más evoluciona en un solo libro. Brutha es un don nadie en la jerarquía de la iglesia de Om. Se dedica a cuidar un jardín, amontonar estiércol y poco más. Habla lo mínimo, piensa menos aún y no tiene un solo amigo. Además es inútil hasta la saciedad, pero eso sí, tiene un don, su memoria. Tiene la capacidad de recordar todo lo que le ha pasado en su vida aunque es incapaz de sacarle partido, tanto que es incluso analfabeto. Dado que reúne las condiciones ideales de un ciego seguidor de la fe, cuando Vorbis, el jefe de la Exquisición —no confundir con la deprimente Inquisición, por supuesto— se entera de su habilidad, se encargará de aprovecharla al máximo para sus propios intereses.

El contraste entre Vorbis y Brutha es grandioso y protagoniza gran parte de los mejores momentos de la novela. El uno, fuerte, autoritario, con una cabeza hermética, de la que no entra ni sale nada, en contraste con Brutha, permeable al extremo y sin noción de lo que significa pensar por sí mismo. Cuando estos dos llegan a Ephebe y se encuentran con el filósofo ciego Didactylos, la conjunción de Pratchett toma forma y las sátiras se suceden una tras otra. Esta vez no hay carcajadas sonoras de fondo, esta vez Pratchett consigue que una sonrisa permanente, casi traviesa, te acompañe en cada página. Es otro tipo de humor, lo prefiero, pero es cosa de gustos. El conjunto eso sí, es delicioso.

-Disculpe, ¿podríamos de dios a dios un segundo?


A toda esta conjunción hay que sumarle la genialidad del Maestro, la pieza más importante, el núcleo de la historia. Dios. Aquí hay varios, y de muchos tamaños, pero el principal es el Gran Dios Om. El problema de Om es que se ha visto convertido en una tortuga tuerta, ha perdido sus poderes y solo puede comunicarse con Brutha. Curioso, el chico más tonto, incapaz de razonar, es el único que puede comunicarse con Om. Pratchett en estado puro.

Es impagable el uso de Pratchett de las religiones de nuestro mundo aplicadas al Mundodisco. Las reflexiones sobre la religión en boca de un dios, los debates teológicos cargados de pullas entre los filósofos y los fanáticos, y la impresionante evolución de Brutha, tan bien llevada como la maldad de Vorbis. 

Sir Terry Pratchett lo consigue de nuevo y ya van unas cuantas. Si tienes que leer un solo libro de Pratchett, lee Dioses Menores


lunes, 1 de mayo de 2017

#1 - Relato breve - TODO TIENE UN COSTE




TODO TIENE UN COSTE


Óscar San Juan Orgaz



El aparato se elevaba de forma estable. Superó los diez metros y continuó ascendiendo. Un poco más y superaría la mejor marca de sus predecesores. El globo, de un blanco ahuesado, se apretaba contra las sogas que lo rodeaban, como si de serpientes de cuerda se tratase. Le había costado mucho dar con una cuerdas flexibles y ligeras en la cantidad justa para no deteriorar la tela. Bajo ellas, otro grupo de sogas, gruesas como los brazos de un hombre, mantenían el globo asegurado a la cubierta ovalada. La madera crujía sonoramente allí donde los remaches de acero tensaban toda la estructura.
Se elevó aún más, escorándose ligeramente a babor.
—Soltad los verdes —ordenó.
Sus ayudantes se apresuraron a obedecer y tiraron de las cuerdas marcadas con la bandera verde. Dos sacos pequeños cayeron de la barcaza por el lado de babor, equilibrando el aparato. La soga negra, hecha casi por entero de fibra vegetal y con diferencia la más larga de todas, se escurrió por el suelo a medida que el globo ascendía. La habían marcado en varios puntos para medir la altura conseguida. Un par de pulgadas y superaría su mejor marca.
Un bandazo de viento revolvió las sogas y desplazó el globo varios metros. Los esclavos gruñeron mientras trataban de enderezar el globo sin frenar su ascenso. Era necesario que se mantuviera vertical. Mhareen les gritó agitando los brazos en el aire, estaban tensando demasiado las sogas. La cuerda negra le rozó la punta del zapato y se apartó sobresaltado. La marca pasó bajo la argolla que habían clavado en el suelo, justo bajo la vertical del globo y ascendió. Lo habían logrado.
Mhareen gritó de nuevo, esta vez de la emoción.
—Lo has conseguido —chilló, acercándose. Tenía una sonrisa de oreja a oreja— ¡Esto cambiará el mundo!
La abrazó y fue cuando se dio cuenta de había estado apretando las uñas contra su mano. Ella no sabía a lo que se arriesgaban, había mucho más en juego que el mundo en aquella empresa. El Emperador quería cambiar el mundo, para él bastaba con conservar lo que tenía y todo dependía de aquel condenado invento. Alzó la vista y se permitió sonreír por primera vez en meses. Lo había conseguido.
El viento sopló de nuevo en una racha cambiante que sacudió el globo a derecha e izquierda para finalmente golpearlo desde abajo. Algo crujió. La tela se hinchó hasta el punto de que parecía a punto de reventar.
—Mhareen…­ —dijo sin desviar la vista. Ella seguía abrazada a él.
El tubo metálico que controlaba el gas chirrió y toda la barcaza se descontroló.  Los esclavos gritaron cuando la tensión fue demasiada. Uno de ellos cayó al suelo y soltó la cuerda. El globo se tensó aún más y dos de ellos se alzaron por el aire impulsados por la presión hasta que se soltaron.
—No, no, no —maldijo Mhareen, que ya se había dado cuenta—. ¡Cortad el flujo, hay demasiado!
La manguera que surtía de gas al globo se sacudía en el aire, hinchada por la presión. La válvula debía haberse roto por las sacudidas o quizá simplemente no había aguantado tanta carga. La barcaza se inclinaba hacia la popa como una uña a punto de caer. Las sogas que envolvían el globo crujieron. Mhareen estaba ayudando a su equipo a cerrar la válvula pero la presión seguramente ya la habría bloqueado por sí misma, sería como tratar de mover una montaña.
Los sacos de lastre cayeron descontrolados por la inclinación de la barcaza, aumentándola todavía más. Habían perdido totalmente el control, no había forma de recuperar el globo.
—¡Cortadlo! —ordenó— ¡Soltad las cuerdas!
Los esclavos, que apenas habían conseguido sujetar de nuevo las cuerdas a base de gritos del capataz, fueron los primeros en obedecer. Los soldados sacaron los largos cuchillos pero fue demasiado tarde, tres sogas se partieron por sí solas y la súbita libertad alzó el globo todo lo que las últimas cuerdas se lo permitieron, la manguera se tensó al límite mientras Mhareen y sus ayudantes trataban de cerrar el suministro.
—Déjalo, Mhareen —dijo mientras corría hacia ella—. ¡Hay demasiada presión!
Un silbido llenó el ambiente superando cualquier grito. Aumentó poco a poco hasta convertirse en un crepitar cada vez más intenso. Eso no era la presión del gas, conocía ese sonido. Se dio la vuelta y miro hacia la tienda de observación protegida, a un centenar de pasos de allí. El Alto Donatore estaba ahí, sintió su mirada. Él también había oído del crepitar. La burbuja de éter que protegía y controlaba el gas se estaba fragmentando. Era imposible. Los Donatore la habían comprobado y aseguraban que nada podría quebrarla salvo otro Donatore, uno especialmente poderoso teniendo en cuenta que habían unido sus habilidades para crearla.
Una cuerda de las que rodeaban el globo se partió dejando que la tela se expandiera y entrara más gas.
Agarró la espada de un soldado demasiado embobado mirando el globo que se agitaba sin control como para darse cuenta de nada. El aparato entero estaba sujeto tan solo por la manguera oscura del gas. Era resistente, él mismo había creado la fibra con los Donatore, estaba hecha para resistir la presión y no romperse. No dejaría irse al globo a no ser que cortaran la presión y separasen el enganche de metal que unía los dos extremos. Justo en el punto en el que Mhareen y su equipo luchaba por cerrar la válvula. Él mismo se había empeñado en asegurarla así, ella siempre decía que era mejor tener la posibilidad de cortarla si ocurría un accidente.
El crepitar aumentó. El silbido ya era ensordecedor.
Golpeó la manguera con la espada, pero la fibra aguantó. Ni siquiera conseguía rasgar la primera capa.
—¡Dámela! —le gritó Mhareen por encima del ruido mientras señalaba la espada con una mano y la válvula con otra— ¡Necesitamos hacer palanca!
Y de repente el sonido paró. La barcaza viró de nuevo y la manguera culebreó hasta golpearle en el pecho lanzándole varios metros hacia atrás.
—¡Mhareen!
La explosión la envolvió en un halo blanco antes de desaparecer. Una bola de fuego se alzó varios metros y se extendió como un río recorriendo la manguera, escalando hasta el globo. La segunda explosión fue aún mayor. Un enorme disco azul cubrió el cielo como si fuera un sol fugaz, el ruido llegó justo después, con la onda expansiva que lo lanzó de nuevo hacia atrás.
—¡Mhareen!
Algo le golpeó en la cabeza y cayó inconsciente.


*  *  *


El Emperador Darmon Silano sonreía plácidamente recostado sobre el butacón acolchado. El amplio ventanal que había a su lado dejaba ver la puesta de sol sobre el océano Maralto, dándole un brillo casi sobrenatural. Iba completamente vestido de blanco y el vidrio templado le pintaba reflejos rojos en el rostro y la chaqueta.
Levantó la mano con delicadeza y apartó un mechón blanco de la cara, colocándolo detrás de su oreja mientras con la otra mano bebía un pequeño sorbo de un vino rojo sangre.
—Pocas cosas me relajan más que esta vista —Su voz era reposada, si hubiera habido cualquier ruido en la sala apenas se le habría escuchado—. El océano tiene algo puro, salvaje, un poder ajeno a todo lo que podemos lograr, incontestable. Infinitamente bello.
Dejó la copa en la pequeña mesita que había a su lado y se levantó, recorriendo la sala como si flotase.
—Hace siglos, nuestros antepasados se enfrentaron al océano con toda su ignorancia, sin tecnología, sin apenas conocimientos sobre el funcionamiento del mundo. Los Donatore no eran más que el sueño de ermitaños viviendo entre la suciedad y el éter reposaba tranquilo y salvaje, tan ajeno a al hombre como nosotros a él.
Se quedó mirando un enorme tapiz con una representación del mundo. Desde los confines salvajes del imperio hasta la ciudad de Dos Hermanas, capital del mundo y enemiga de todo lo que el emperador representaba. La vastedad del universo justo frente a sus ojos, una ventana artificial pero no menos bella que la que ofrecía el atardecer. Sobre una mesa de madera pulida hasta brillar reposaba una maqueta de un antiguo catamarán hecho en madera y cuidado hasta el detalle. Una réplica de las primeras embarcaciones que se atrevieron a surcar las traicioneras aguas del océano Maralto.
—Pero aun con todo, conseguimos dominar el océano. Se construyeron buques cada vez mejores, controlamos la pesca y el comercio. Nos expandimos y crecimos. La gloria de Agrax nos hizo alzarnos por encima del resto. —Pasó la mano con delicadeza sobre la fina madera tallada y se dio la vuelta— Él nos da su apoyo pero no trabaja por nosotros. Nos corresponde a nosotros ser dignos de su bendición, con esfuerzo, trabajo y sacrificio.
Colocó las manos a la espalda y echó a andar hacia la puerta de la balconada. Los guardias levantaron al hombre que aguardaba en silencio, arrodillado, y le empujaron siguiendo al emperador. La balconada descendía por unas escaleras de mármol hasta un porche elevado justo sobre una amplia explanada de césped que daba a los acantilados.
Sobre el césped, una docena de hombres y mujeres vestidos de azul claro esperaban en silencio con la vista clavada en el suelo. Tras ellos, una mujer obesa acariciaba un enorme mastín de color blanco. El hombre reconoció a aquellos hombres y mujeres.
—Ahora nosotros nos enfrentamos a un reto aún mayor que nuestros antepasados, señor Timer —dijo el emperador sin mirarle—. La conquista del cielo es nuestra prioridad, no tengo que recordarle el porqué, espero. Sin embargo, he notado una desconcertante falta de resultados que solo puede deberse a una ausencia de motivación.
—Mi señor, nadie ha trabajado más duro que yo… —El emperador se giró con una sonrisa radiante y los ojos claros entornados. El blanco cabello contrastaba con su juventud.
—Estoy seguro de ello, señor Timer. Acontecimientos como los de esta mañana en cambio, me indican otra cosa. Temo que quizá no he transmitido mis intenciones de forma clara.
—Lo ha hecho, mi señor. Todos y cada uno de nosotros hace lo que puede para…
—Me han informado de las graves heridas que ha sufrido en el accidente de esta mañana. —dijo con una nueva sonrisa— Confío en que se haya recuperado satisfactoriamente.
—Así es, mi señor. Y creo saber a qué se ha debido el fallo.
—Estupendo, así podrá ayudarme. —Dio un paso hacia el balcón y posó las manos sobre la barandilla, mirando a los hombres y mujeres que aguardaban. El mastín jugueteaba alrededor de la mujer que esperaba a su espalda. —Señáleme a los culpables.
—Mi señor, por favor, ellos no… —La sonrisa del emperador desapareció, sustituida por una frialdad que le hizo tartamudear. —Los necesito para continuar mi trabajo, mi señor.
—Por supuesto —dijo—, no soy un inconsciente, señor Timer. Ellos proseguirán con su trabajo, serán sus familias las que sean castigadas. Después de todo, en eso consiste la familia, ¿verdad? —Alzó las manos con una amplia sonrisa— Usted ya ha pagado, su mujer ha muerto por su ineptitud, estoy seguro de que lo sabe. Ahora es el turno de que pague el resto.
—Ellos… —El señor Timer notó cómo le temblaban las manos. Apenas habían encontrado restos de Mhareen después de la explosión. Cada vez que cerraba los ojos veía la explosión y cuando los habría veía la sonrisa del emperador. Apretó las manos y trató de retener los temblores y las lágrimas.—Toda la culpa ha sido mía, mi señor. Fallé en los cálculos. El castigo debe ser para mí, ellos no tuvieron nada que ver.
—Ah, señor Timer —dijo el emperador—. Ojalá tuviera más como usted, hombres tan leales al imperio. No, no. Aún le queda mucho que darnos. No puedo quedarme sin ingeniero jefe, ¿no? —se agachó junto a él y le acarició el rostro por el que ya caían las lágrimas.— No se preocupe, venga conmigo. Eso es, mírelos. Usted ha pagado, su hija vivirá toda una vida sin madre por su culpa, yo mismo me encargaré de tenerla a mi cuidado, así no tendrá que preocuparse por ella más, estará tan bien atendida como buenos sean sus avances, así que seguro que no habrá ningún problema con ella —Alzó la mano y señaló a las figuras que aguardaban en el patio— díganme quiénes deben ser castigados, señor Timer.
Alodian Timer señaló tantos miembros de su equipo como le ordenó el emperador. Apenas conseguía ver a través de las lágrimas y le costaba sostenerse en pie por el miedo que le recorría la espalda. Pensó en arrojarse en vez de traicionar a aquellos hombres y mujeres que habían trabajado tanto como él y Mhareen, pero no pudo. No podía hacerle eso a su hija. Cuando terminó, el emperador se marchó con las manos a la espalda, satisfecho, y le dejó allí.
Mientras, en el césped, la mujer silbó a su enorme mastín y se alejó de allí con el animal a su lado. Tenía trabajo que hacer.


              

viernes, 28 de abril de 2017

MAÑANA AZUL - P. Brown



Título: MAÑANA AZUL
Autor: PIERCE BROWN
Editorial: RBA
Páginas: 672
Traducción: Ana Isabel Sanchez Díez




Arriesgándolo todo para hundir la Sociedad dorada, Darrow ha sobrevivido a las despiadadas rivalidades entre los guerreros más poderosos. Ha logrado ascender y ha aguardado pacientemente el momento de desencadenar larevolución que acabará con la jerarquía desde dentro. Por fin ha llegado la hora…. Traicionado por sus aliados, abandonado a la oscuridad, una voz se alzará por la justicia. Para vencer, necesitará persuadir a los que están sumidosen la oscuridad para que rompan sus cadenas y reclamen un destino que se les ha negado durante mucho tiempo. Un destino demasiado glorioso para renunciar a él.

Tenía muchas ganas de empezar esta reseña porque leí la primera y segunda parte, Amanecer Rojo e Hijo Dorado, antes de tener el blog y no hice reseña. Debo decir que es una saga que me ha sorprendido como pocas en los últimos años. Compré el primero por descarte y sin tener ni idea de él, ni reseñas ni nada, cosa muy rara en mí. Quería algo ligero y llegué a pensar que podría incluso reírme si era tan malo como suponía. Iluso de mí, lo sé, pero los ingredientes de otra distopía adolescente con un héroe típico que vive en la parte baja de una sociedad totalitaria no presagiaban nada bueno. El caso es que aquí me tenéis, dos años después, escribiendo la reseña que cierra la trilogía tras darle las gracias al autor en twitter directamente.

Señores, Mañana Azul cierra la mejor trilogía adolescente que podéis leer.


Va a ser difícil hacer esta reseña sin dejarme llevar por el primer y segundo libro, que a mi gusto son los mejores, Hijo Dorado es sencillamente brutal, pero intentaré centrarme. Mañana Azul, en el original Morning Star lo cual tiene mucho más sentido que la traducción una vez te has leído el libro, es un digno cierre de saga pero peca de una repetición de esquema bastante grave.

Esta saga se caracteriza por dos cosas, los personajes secundarios y los giros de guion. Hemos visto a Darrow desde el comienzo y le conocemos bien gracias a la primera persona que emplea Pierce Brown, pero no deja de ser un personaje más prototípico, idealista, con un pasado complicado y que busca una venganza brutal. Es un líder revolucionario joven que se mete en muchos jardines sin pensar. No es nada nuevo lo cual no quita que el autor haya conseguido que sea carismático y empático; si no fuera así, teniendo en cuenta que es la única voz narrativa, la saga sería imposible. Ahora bien, los secundarios son de lo mejorcito, tenemos un elenco de buenos y malos bien desarrollado, con muchos personajes que cambian continuamente de bando, los hemos visto crecer desde las brutales pruebas del Instituto y sabemos sus motivaciones. Esta remesa de novatos que van convirtiéndose en veteranos casa muy bien con las grandes figuras del universo de Brown, los líderes de cada facción, como los emperadores, los caballeros, las furias, etc. 

Si a estos personajes les unimos el juego de casas al más puro estilo romano, tenemos un enorme tapiz de relaciones, alianzas y juegos de poder que lleva a una tensión brutal, no solo porque los protagonistas nunca estén a salvo si no porque no puedes saber si detrás de sus acciones hay algo más que desconoces. Como Darrow, el lector solo ve de ellos lo que dejan ver y no son pocas las sorpresas que nos llevamos en toda la saga con tratos en la sombra o cambios de bando con una lógica oculta que no habíamos podido predecir por lo intrincado de las relaciones nobiliarias.

Por otro lado, al margen de todo esto está la escala de colores. Aquí, al contrario que en la mayoría de distopías adolescentes, la jerarquía “malvada” no es simple. No hay un arriba y un abajo. Los colores se subdividen en facciones, hay élites dentro de las élites y no es tan fácil descubrir quiénes son los malos. ¿Es culpable un dorado, que no ha conocido otra cosa, del aniquilamiento de rojos en un planeta del que ni ha oído hablar? Me ha gustado mucho el papel que juega Mustang aquí, manteniéndose alejada de Darrow pues, aunque compartan objetivos, escogen vías distintas. El conflicto de destruir sin pensar frente al de construir algo mejor. Toda revolución debe pensar que ocurrirá sin consigue vencer y no simplemente lanzarse a la pura destrucción. En este punto la evolución de Sevro también me ha gustado mucho, el personaje se merecía la profundidad que alcanza en este último libro.

Sin embargo, y como ya he dicho, Mañana Azul me parece el más flojo —y aun así le doy cuatro estrellas— básicamente porque después de Amanecer Dorado y su apoteósico final, el autor no ha conseguido transmitir lo mismo y ha caído en un esquema repetitivo que, aunque contiene dos o tres giros que te dejan la cara del revés, al final, y por tenernos tan acostumbrados a ellos en los primeros volúmenes, pierde efecto y se diluye la sorpresa.

No voy a alargarme mucho más porque reseñar un cierre de trilogía sin spoilers es difícil, solo diré que recomiendo esta saga a todo el mundo. Te guste el género que te guste. Es adictiva, entretenida, ligera y divertida. Me ha enganchado como pocas y el mundo es original y considerablemente enorme. Las relaciones son mucho más complicadas de lo que la distopía adolescente nos tiene acostumbrados y el tema del amor está tratado desde un punto de vista real. El instalove aquí no existe —quizá un poquillo al final en una pareja de secundarios— y lo mejor es que se muestra de una forma sana y no dependiente.

Si has leído los otros dos, solo te diré una cosa, los Obsidianos son la leche y Pierce Brown se esfuerza en mostrarnos su mundo y cultura como se merecen. Si te gustaron en los dos primeros aquí te van a flipar todavía más.

Amanecer Rojo, Hijo Dorado y Mañana Azul. Tres joyas en la literatura juvenil que merecen ser leídas y tomadas como ejemplo. Espacio, acción futurista, tecnología verosímil —hasta cierto punto— y enorme profundidad de personajes sobre todo secundarios. Lo tiene todo y hará que disfrutes como un enano.

Per aspera ad astra